Archive

Archive for the ‘Uncategorized’ Category

Nuestras estadísticas de criminalidad

May 18th, 2011 No comments

por Dr. Mario Marazzi-Santiago

Como economista y como profesional con responsabilidad particular por las estadísticas de Puerto Rico, presento algunas ideas para tratar de aportar constructivamente a la reciente discusión en torno a la calidad de nuestras estadísticas de criminalidad.

Toda estadística está sujeta a errores que se pueden introducir en cualquier etapa del proceso de producción estadística, los cuales pueden causar sesgos significativos y afectar considerablemente nuestra percepción sobre la realidad. Esto empaña de incertidumbre nuestras decisiones e incluso el que estas decisiones sean sustancialmente menos que idóneas. Los estadísticos nos preocupamos mucho por estos errores y, por ende, tratamos de desarrollar estrategias efectivas que minimicen las probabilidades de que ocurran.

El desarrollo de estas estrategias no puede ignorar el elemento humano. Los humanos cometemos errores y la producción estadística, como toda faena humana, está sujeta a los errores que los humanos introducimos. Las estrategias para minimizar errores estadísticos tienen por tanto que tomar en consideración cómo impactarán el comportamiento humano y cómo este impacto puede reducir o aumentar la cantidad de errores que se introducen en la metodología estadística.

Con esta base, me atrevo a hacer la siguiente recomendación sobre la metodología de nuestras estadísticas de criminalidad: diseñar y establecer de manera adecuada un sistema electrónico e integrado de recopilación y adjudicación de querellas policiales.

Para ser efectivo, este sistema debe: contabilizar todas las querellas, no sólo las consideradas como delito tipo I u otro, sino también querellas falsas sometidas por ciudadanos (las cuales indudablemente también aparecen en nuestras estadísticas); apalancar al ciudadano para monitorear por Internet la calidad de la clasificación de delito en las querellas; servir para producir ágil y eficientemente estadísticas de criminalidad de mucha calidad; incluir adiestramientos al personal sobre el manejo ético de la información en el sistema, y contar con una asignación sostenida de recursos adecuados.

Estoy seguro este sistema será beneficioso: permitirá la radicación y obtención de ciertos tipos de querellas por Internet (cosa que ya ocurre en Estados Unidos); compartirá de manera segura información entre cuarteles, oficinas regionales y centrales de la Policía, al igual que con patólogos forenses, fiscales, jueces y autoridades correccionales; permitirá mayor supervisión del trabajo de recopilación de las querellas y la detección de esquemas de manipulación; apoyará la toma diaria de decisiones de gerencia policial; dará seguimiento a las querellas según son atendidas por distintos componentes de la Policía, como la investigación y esclarecimiento; servirá como zapata para el anhelado “crime mapping”, entre otros factores.

Por otra parte, no podemos ser ingenuos de que este sistema puede lograrse en Puerto Rico de la noche a la mañana. Al contrario, requerirá un esfuerzo sostenido de todos los componentes de nuestra sociedad; sobreponerse a los retos actuales de una fragmentación significativa en la información que custodia la Policía y de la palitometría en la preparación de algunas estadísticas, y enfrentarse a una cultura organizacional histórica que a veces desprecia el servicio público civil que trabaja con ellos, incluso preparando estadísticas.

Debo, además, alertar que aun si nuestras estadísticas de criminalidad gozaran de un alto nivel de calidad, todavía estas estadísticas tenderían a subestimar el nivel real de la criminalidad, porque en todo el mundo algunos crímenes dejan de ser reportados.  Para atender esta situación, en otros lares, se realizan encuestas de victimización. Éstas utilizan estrategias sicométricas para que las víctimas informen no tan sólo los crímenes que reportaron, sino también los crímenes que por una diversidad de razones dejan de reportar.  Por ejemplo, en Estados Unidos, se realiza el National Crime Victimization Survey, la cual no incluye a Puerto Rico. No creo que contemos aquí con una encuesta equivalente.

De tener los recursos económicos, el Instituto de Estadísticas de Puerto Rico está a la disposición de las autoridades policiales en Puerto Rico para la gerencia de un proyecto multi-anual y multi-agencial que asegure que Puerto Rico cuente con este sistema pronto.

Un buen comienzo

September 20th, 2010 No comments

por Dr. Mario Marazzi-Santiago

A nombre del Instituto de Estadísticas de Puerto Rico felicito al Departamento del Trabajo y Recursos Humanos por divulgar el nuevo Índice de Precios al Consumidor (IPC), porque pone fin a uno de los problemas metodológicos que más ha plagado la medición de la actividad económica de Puerto Rico.

El nuevo IPC es resultado de un proyecto colaborativo entre el U.S. Bureau of Labor Statistics, el Departamento del Trabajo y el Instituto de Estadísticas, el cual redujo por más de la mitad el estimado oficial de la inflación del costo de vida de una familia típica en Puerto Rico durante los últimos 15 años. 

Como indicador fundamental de estabilidad macroeconómica, el nuevo IPC es sumamente importante.  Su publicación fue posible gracias a la labor dedicada del personal de la División de Coste de Vida del Departamento del Trabajo.  A la misma vez este resultado demuestra que la estrategia del Instituto en el último mes era la correcta y rindió frutos.

El cambio ayuda a evitar que los consumidores, las empresas y el Gobierno paguen en exceso por los bienes y servicios que adquieran, cosa que había venido ocurriendo.  Esto fue necesario luego de que el Instituto encontrara que hubo una sobre-estimación en la inflación oficial.

En una visita reciente a Puerto Rico, el Presidente de la Reserva Federal de Nueva York, indicó que esta sobre estimación “puede tener consecuencias tangibles, como aumentos excesivos en los salarios de ciertos sectores, que pueden lacerar la competitividad de la isla y causar la perdida innecesaria de empleos”.

De hecho, en los datos publicados la semana pasada por el World Economic Forum, de haberse basado en el nuevo IPC, la posición de Puerto Rico en términos de su inflación hubiera sido mucho mejor, 24/139 países, en vez del 89/139 países que obtuvo.  El Modelo Estratégico de la Nueva Economía del gobierno tiene como objetivo mejorar la posición de Puerto Rico en estos datos.   

El World Economic Forum opera con un calendario de recopilación y divulgación, que se basa en criterios técnicos y que le aplica a todos los países.  Puerto Rico no se puede dar el lujo de pretender operar bajo un calendario no actualizado.

El Instituto de Estadísticas es una entidad gubernamental autónoma con la encomienda de coordinar el servicio de producción de estadísticas del Gobierno para asegurar que los sistemas de recopilación de datos y estadísticas estén completos, sean confiables y de rápido y universal acceso. 

!Enhorabuena!

Ahorros por las estadísticas

October 30th, 2009 No comments

por Dr. Mario Marazzi-Santiago

Las estadísticas pueden ofrecer oportunidades de ahorros recurrentes a nuestro gobierno, sin aumentar contribuciones y sin despedir empleados.  El Instituto de Estadísticas de Puerto Rico fue creado con una ambiciosa lista de responsabilidades, entre las cuales se incluye “ampliar la coordinación interagencial…para evitar la duplicación de esfuerzos…eliminando la duplicidad en los requerimientos de información y aumentando la eficiencia de los procesos”.  En el poco tiempo que llevamos trabajando, ya hemos identificado numerosas estrategias que el gobierno debe implantar para reducir sus costos recurrentes. 

Por ejemplo, mediante esta coordinación de información estadística, hace unos meses descubrimos que el gobierno de Puerto Rico paga dos veces el seguro médico de gran parte de los confinados en el sistema correccional.  Para ilustrar este ejemplo, consideremos el caso de una persona que proviene de un perfil socioeconómico de pocos ingresos.  Típicamente, estas personas no tienen suficientes ingresos para sufragar un seguro médico privado.  Como resultado, suelen buscar el seguro de salud que ofrece el gobierno, también conocido como el Plan de la Reforma, el cual es administrado por la Administración de Seguros de Salud (ASES).  Imaginemos por un momento que esta persona comete un delito que lo lleva a la cárcel.  Una vez entra al sistema correccional del gobierno, esta persona recibe servicios médicos a través del Programa de Salud Correccional.  Sin embargo, nunca se notifica este evento al Plan de la Reforma.  Como resultado, durante su encarcelación, el gobierno paga por el seguro médico de esta persona a través de la Reforma y también a través de Salud Correccional. 

Afortunadamente, esta situación tiene una solución relativamente sencilla.  Dentro del Departamento de Salud, hay dos programas: Salud Correccional y Asistencia Médica (también conocido como el Programa Medicaid).  Asistencia Médica prepara la base de datos de las personas elegibles para la Reforma.  Por lo tanto, para eliminar esta duplicidad, Salud Correccional sólo tiene que enviar a Asistencia Médica una lista de las personas que están recibiendo servicios de salud en las cárceles.  De esta manera, cuando un confinado comience a recibir servicios de Salud Correccional, su nombre se retira de la elegibilidad de la Reforma, por lo cual ASES le dejaría de pagar a las aseguradoras por esa persona mientras esté confinada.  De esta misma manera, cuando la persona deje de recibir servicios de Salud Correccional, puede ser reintegrado a la Reforma.  Con casi 12,000 personas recibiendo servicios de Salud Correccional y con ASES pagando aproximadamente $70 por mes por su cubierta de Reforma, la resolución a esta situación puede ahorrar al gobierno hasta $10 millones en gastos recurrentes al año.  El Instituto comunicó esta oportunidad de ahorro al gobierno, y nos complace que el Presidente de la Junta de ASES la haya acogido como parte de su plan de trabajo, de manera que se termine con la práctica actual de pagar dos veces por el seguro médico de los confinados. 

Como este ejemplo, existen muchas otras oportunidades para contar con un gobierno más efectivo y más eficiente, a través de la coordinación interagencial de información estadística. Estas son oportunidades que el Instituto de Estadísticas de Puerto Rico continuará desarrollando con mucha premura para ayudar al gobierno a mitigar su situación fiscal.

Presupuesto recomendado para las estadísticas

June 4th, 2009 No comments

por Dr. Mario Marazzi-Santiago

Nos encontramos en plena época de análisis y evaluación presupuestaria del gobierno.  Todos los años para esta época, la Asamblea Legislativa tiene la oportunidad de evaluar la recomendación presupuestaria sometida por el Gobernador.  El presupuesto se utiliza para planificar los gastos del gobierno del próximo año fiscal que comienza el 1ero de julio.  El presupuesto que se le asigna a un servicio gubernamental tiene un impacto importante sobre su calidad.  Por ejemplo, cuando se le asigna suficiente dinero, el servicio puede ser muy útil para los que lo utilizan y cuando no se le asigna suficiente, la calidad del servicio puede ser pésima.  El servicio gubernamental de recopilar, preparar y publicar estadísticas no es muy distinto.  Sin una asignación presupuestaria adecuada, las oficinas de estadísticas del gobierno no pueden producir estadísticas de calidad.

Reconociendo la difícil situación presupuestaria de las oficinas de estadísticas, el año pasado el Instituto encuestó sobre 200 personas que trabajan con estadísticas en el gobierno.  Encontramos que 72 por ciento de los encuestados entendían que los fondos asignados al área de trabajo que produce estadísticas en sus organizaciones era un factor limitante para producir estadísticas completas, confiables y de rapido y universal acceso. 

Aunque este tipo de encuesta tiene un valor, idealmente contaríamos con una manera de medir cuánto gasta el gobierno en estadísticas.  El Instituto ha estado y continúa desarrollando un mecanismo que permita saber esta información con precisión.  El año pasado, en nuestra petición presupuestaria publicamos unos estimados preliminares basados en las cifras provistas por la Oficina de Gerencia y Presupuesto para siete agencias que producen importantes estadísticas.  Estos estimados permitieron documentar una reducción gradual en lo que el gobierno gasta en estadísticas en estas siete agencias.  Este año, por una limitación de espacio, no se pudo incluir esta información en la petición presupuestaria del Instituto.  Por lo tanto, deseo aprovechar este espacio para dar a conocer el mismo estimado del año pasado, pero actualizado con la nueva recomendación presupuestaria de la Oficina de Gerencia y Presupuesto para el año fiscal 2009-2010.  El mismo se puede ver aquí.  Basado en este estimado, podemos concluir que la reducción gradual en el presupuesto asignado al servicio de producción de estadísticas continúa su trayectoria.  De hecho, de ser aprobado, esta sería la primera vez que el porcentaje gastado por estas agencias en hacer estadísticas es menos del 1 por ciento del gasto total de estas agencias.

Las oficinas estadísticas tienen mucho espacio para mejorar la eficiencia de sus procesos, incluso eliminando esfuerzos duplicados.  Pero, el descuido histórico de invertir en los programas estadísticos significa que las entidades públicas actualmente no cuentan con el capital humano ni la infraestructura tecnológica para producir las estadísticas de alta calidad que Puerto Rico reclama.