Archive

Archive for the ‘Fondos federales’ Category

Inversión en estadísticas impulsa desarrollo económico

July 6th, 2016 No comments

por Dr. Mario Marazzi-Santiago

Recientemente, Puerto Rico comenzó a participar en el Índice de Costo de Vida de los Estados Unidos (COLI por sus siglas en inglés), que se lleva preparando por el Council for Community and Economic Research (C2ER) desde 1968. Por el momento, solo participa el Área Metropolitana Estadística de San Juan la cual, según definida por el Gobierno de los Estados Unidos, cubre unos 40 municipios, casi la mitad de Puerto Rico.

Este Índice permite comparar el costo de vida relativo de una familia profesional o gerencial de altos o medianos ingresos en unas 300 distintas áreas urbanas y rurales de los Estados Unidos y, ahora, en Puerto Rico.

Como resultado, COLI sirve, por ejemplo, para que una persona pueda saber cuánto va a costar vivir en distintas partes de los Estados Unidos antes de mudarse, de tal manera que se pueda realizar una adecuada planificación presupuestaria familiar antes de montarse en el avión y emigrar.

También, es útil para que aquellas empresas que están evaluando mudarse a Puerto Rico puedan conocer los costos de vida que sus ejecutivos y trabajadores van a enfrentar al mudarse a Puerto Rico, para propósitos de decidir la compensación que necesitarán proveer a sus empleados.

Por otro lado, la inclusión de Puerto Rico en el COLI es instrumental para aumentar los fondos federales que recibe Puerto Rico. Varios programas federales utilizan el costo de vida de cada lugar como criterio para determinar los fondos federales que le toca a cada lugar.

Por ejemplo, en el caso del National School Lunch and School Breakfast Programs, estos proveen una tasa de reembolso mayor a Alaska y Hawaii porque se reconoce que el costo de vida en estos lugares es relativamente más alto en comparación con el resto de los Estados Unidos. Sin embargo, en el caso de Puerto Rico no se provee una tasa mayor porque, hasta ahora, no había estadísticas confiables y completas sobre el costo de vida en Puerto Rico.

En el Instituto de Estadísticas, nos complace enormemente poder informar que la incorporación formal de Puerto Rico haya sido un factor clave en lograr que el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos haya anunciado recientemente la asignación de $25 millones anuales adicionales para el Programa de Comedores Escolares del Departamento de Educación de Puerto Rico. Esto no tan solo beneficia a nuestros estudiantes, su nutrición y su educación, sino que también inyecta millones de dólares a la agricultura de Puerto Rico, lo cual significará mayor actividad y mayores oportunidades de desarrollo económico, justo donde más se necesita.

Como este programa, hay varios otros que podrían ver ajustes en los próximos años a raíz de la inclusión de Puerto Rico en el COLI. Por ejemplo, la compensación que reciben los médicos por rendir servicios Medicare en Puerto Rico continua basándose en análisis estadísticos sesgados que no reconocen los verdaderos costos de ofrecer estos servicios en Puerto Rico.

La inclusión formal de Puerto Rico en COLI convierte a este Índice en una de las mejores herramientas para convencer al Gobierno de los Estados Unidos sobre la necesidad de ajustar las aportaciones que recibimos en Puerto Rico para que reflejen de manera correcta los verdaderos costos de operación y de vida a los cuales todos nos enfrentamos aquí.

Esta iniciativa nuevamente demuestra lo que venimos diciendo hace mucho tiempo. Con una pequeña inversión en proyectos estadísticos, podemos generar desarrollo económico para Puerto Rico.

Confiamos contar con los recursos presupuestarios necesarios para darle continuidad a esta y otras iniciativas estadísticas.

Estudio sobre la compensación que reciben los médicos en Puerto Rico por rendir servicios bajo Medicare

November 11th, 2015 No comments

por Dr. Mario Marazzi-Santiago

Recientemente, tuve la oportunidad de dirigir una investigación estadística para intentar identificar un sesgo estadístico federal en los análisis desarrollados y utilizados por los Centros para Medicare y Medicaid Services (CMS) para determinar la compensación que reciben nuestros médicos en Puerto Rico, en comparación con sus contrapartes en los Estados Unidos.

De mi parte, quedé muy alarmado por los resultados.

Encontramos que mientras los pacientes de Medicare parte B en Puerto Rico pagaron el mismo porcentaje de su ingreso toda su vida hacia el programa de Medicare que sus contrapartes en los Estados Unidos, los médicos que atienden estos pacientes reciben no más de 96 centavos por cada $1 de trabajo que sus contrapartes médicos en los Estados Unidos, a raíz de un cambio que hizo Medicare a sus fórmulas estadísticas hace unos años.  Este sesgo también afecta los servicios que reciben los pacientes que dependen de Medicare Advantage.

Pudimos documentar como el impacto económico total de este simple sesgo estadístico federal le ha costado a nuestra economía y nuestro sistema de salud un estimado de hasta $120 millones todos los años desde el 2012, o en total casi $480 millones hasta el momento.

Por falta de tiempo, quedaron muchas preguntas sin contestar de dicha investigación, incluso algunas que pudieran sugerir que este problema es solamente la punta del témpano de los sesgos estadísticos federales existentes en las compensaciones que recibe el sistema de salud de Puerto Rico por participar en estos programas federales.

Pero, la realidad es que utilizando las estadísticas que produce el mismo Gobierno federal sobre Puerto Rico pudimos documentar cómo hace unos años se hizo un cambio a las fórmulas estadísticas de Medicare que perjudicó nuestros médicos vis-a-vis sus contrapartes en los Estados Unidos.

Es fácil despachar este asunto diciendo que se trata de la compensación que recibe sólo un grupo de personas: los médicos.  Pero, la realidad es que cada dólar menos que entra a nuestra economía para Salud significa menos recursos disponibles para tener una economía saludable y un sistema de salud funcional que rinda servicios de salud de calidad.  ¡Cómo si nuestros médicos necesitaran otra razón para considerar emigrar fuera de Puerto Rico!

Esta situación afecta Puerto Rico con relativamente mayor intensidad, ya que hoy en día tenemos una población relativamente más vieja que la de los Estados Unidos.  Además, esta situación promueve la emigración de pacientes para recibir servicios médicos fuera de Puerto Rico, donde le cuesta mucho más caro al Gobierno federal atenderlos.

Soy testigo de que el Director de Medicare de los Estados Unidos ha dicho que nuestro estudio “has some merit”.  De ser así, Medicare puede ajustar temporeramente la compensación que reciben los médicos en Puerto Rico a partir del 1ero de enero de 2016 para eliminar el sesgo identificado (como una vez se hizo para las Islas Vírgenes).  Sin embargo, ese no parece ser el escenario que perseguirá la Rama Ejecutiva del Gobierno federal.  Aunque Medicare ajusta la compensación que paga a los médicos al comienzo de cada año calendario, las metodologías específicas señaladas solo se ajustan cada 3 años; siendo la próxima oportunidad el 1 de enero de 2017.  Por ende, aparentan inclinarse a esperar un año más.

Ante esta realidad, sólo cabe la pregunta de cuánto más nuestra población puede tolerar esta estafa.  Debemos exigir que Estados Unidos sea transparente, deje la jaibería y acepte las recomendaciones brindadas.  Nuestros abuelos no se merecen menos.

Reclamos nuevos por desempleo: una estadística olvidada

October 23rd, 2014 No comments

por Dr. Mario Marazzi-Santiago

Una estadística que existe y a la cual no le prestamos atención son los Reclamos o los Pedidos Nuevo o Iniciales al Seguro por Desempleo como indicador básico de las condiciones en el mercado laboral, conocidos en inglés como Initial jobless claims. Los Reclamos Nuevos miden el número de casos nuevos radicados en la semana para beneficios bajo el programa del Seguro por Desempleo del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos.

Por décadas, en los Estados Unidos se ha utilizado esta estadística para percibir cambios oportunos en las condiciones del mercado laboral, que requieran ajustes en la política monetaria o fiscal. En Puerto Rico, estos datos se publican todas las semanas por parte del U.S. Department of Labor, pero no se analizan, ni se interpretan, ni se divulgan.

En parte, esto puede responder al hecho de que a diferencia de las dos encuestas mensuales laborales principales, los Reclamos Nuevos surgen de un registro administrativo, y como tal están sujetos a los cambios administrativos, tanto a nivel local como a nivel federal, que pueden ocurrir de tanto en tanto. Por ejemplo, este fenómeno fue observado en mayo 2006 cuando nuestro Gobierno cerró por 2 semanas. Los casi 100 mil empleados públicos que no trabajaron esas 2 semanas solicitaron las ayudas del Seguro por Desempleo y el resultado fue que en dos semanas, unas 84 mil personas radicaron casos nuevos, impactando notablemente las estadísticas de los Reclamos Iniciales que publica el Gobierno federal.

Por otra parte, esto puede responder al hecho de que los Reclamos Iniciales Semanales como serie de tiempo son sumamente volátiles. Desde 1987, en términos generales, esta estadística de Puerto Rico ha fluctuado entre 2 mil y 6 mil reclamos nuevos contra el seguro por desempleo todas las semanas. De semana a semana, la cifra puede subir y bajar abruptamente sin tendencia clara, lo cual puede limitar el poder de interpretación del dato de una sola semana de esta serie de tiempo. Basta con ver una versión alterna de la gráfica 1 donde la escala vertical se enfoca en los meses regulares, ignorando por ejemplo el cierre de Gobierno de mayo 2006.

Pero, estos datos han demostrado a nivel de los Estados Unidos tener cierta correlación con las condiciones del mercado laboral según son percibidos por las dos encuestas laborales principales. Por ende, cabe preguntarnos lo que podemos aprender de esta estadística en Puerto Rico.

Cuando uno hace este ejercicio, se llega a la interesante conclusión de que en el último año, el promedio de Reclamos nuevos semanales recibidos por desempleo en Puerto Rico es el más bajo en la historia desde 1987 cuando esta serie se comenzó a calcular por primera vez. Las razones que explican esto ameritan mayor estudio. Pero, resulta curioso que en momentos en que consideramos que la situación de desempleo es tan crítica en nuestro país, el programa desarrollado para apoyar las familias durante episodios de desempleo de corto plazo reciba el menor número de reclamos.

¿Será que las condiciones del mercado laboral están mejorando tanto? ¿Será que la reducción en población está causando menores reclamos nuevos? ¿Será que el envejecimiento de la población causa que haya menos casos de desempleo? ¿Habrán ocurrido cambios administrativos al programa de Seguro por Desempleo, ya sea a nivel federal o a nivel local, que puedan explicar estos cambios? Seguramente hay múltiples explicaciones. Envíenos sus hipótesis o sus análisis a blog@estadisticas.gobierno.pr.

Estadísticas y fondos federales

July 11th, 2014 No comments

por Dr. Mario Marazzi-Santiago

Actualmente, la Oficina de Gerencia y Presupuesto apuesta a la optimización de fondos federales para ayudar a paliar la difícil situación fiscal.  Vale recalcar que muchos de ellos dependen de fórmulas que, por su parte, requieren estadísticas confiables y actualizadas sobre Puerto Rico.

Por ejemplo, numerosos programas asignan fondos federales a base de la necesidad que se espera surja del programa.  La necesidad, por su parte, depende de muchos factores.  Entre ellos, el estimado poblacional anual de Puerto Rico, que prepara el U.S. Census Bureau, sirve de marco de referencia fundamental para estimar la necesidad de cualquier programa en Puerto Rico.  Como resultado, si dicho estimado subestimara la población verdadera de Puerto Rico, eso causaría que recibiéramos menos fondos federales que los que amerita.

Es por eso que el Instituto de Estadísticas toma con mucha seriedad la realización anual del Group Quarter Report que nos requiere el U.S. Census Bureau.  Es la única oportunidad que tenemos como país para demostrar el gran volumen de personas que viven en alojamientos de grupo en Puerto Rico, el cual tiene que tomarse en consideración de manera especial en la metodología de los estimados de población.

Los alojamientos de grupo son sitios donde pernoctan personas juntas sin lazo familiar, tales como égidas, centros de rehabilitación o cárceles, entre otros.  La información de cada persona adicional que capturamos de esta manera tiene el potencial de generar muchos fondos federales adicionales para Puerto Rico.

Exhortamos a los administradores de los alojamientos de grupo a que reporten sus datos anualmente en los meses de junio y julio al Instituto para asegurar se visibilice la población que atienden, dentro de las fórmulas para la asignación de fondos federales para Puerto Rico.  El verano pasado, cuando el Instituto hizo el Group Quarter Report por primera vez se logró documentar que la población que vive en alojamientos de grupo en Puerto Rico en 2013 era más del doble que la población que la Junta de Planificación había podido informar en el pasado (2009) al U.S. Census Bureau.  Nos aterra pensar en la cantidad de fondos federales que se han perdido por este salidero de información.

Ojalá esa fuera la única manera en que las estadísticas poco confiables afectan los fondos federales.  La realidad es que no.  Todos los días en Puerto Rico, se rinden servicios bajo Medicare.  Los médicos que ofrecen este tipo de servicios reciben una compensación del Gobierno federal.  Sin embargo, como el costo de ofrecer servicios médicos es distinto en diferentes partes de Estados Unidos, el Gobierno federal produce un índice comparativo geográfico para ajustar esta compensación para distintos lugares.

Este índice, conocido como el Geographic Practice Cost Index (GPCI), depende de tres componentes.  Uno de ellos intenta medir los costos que paga un médico por seguro de impericia médica.  Para éste, se utiliza información administrativa de las oficinas de comisionados de seguros de cada sitio en Estados Unidos.  Sin embargo, el Gobierno federal no ha podido actualizar el componente de seguro de impericia médica de Puerto Rico hace muchos años, porque no había recibido la información de nuestro Gobierno.

Como resultado de ello, el año pasado, el Instituto logró se compartiera la información, gracias a la colaboración de la Oficina del Comisionado de Seguros.  Nos complace informar que como resultado de esta gestión el componente de impericia médica del GPCI aumentará un 17%, lo cual se espera tenga un impacto en las compensaciones que reciben los médicos en Puerto Rico bajo Medicare.

En años futuros, el Instituto confía poder contar con los recursos presupuestarios para continuar cerrando los salideros de información que limitan los fondos federales que se reciben en Puerto Rico.