Archive

Archive for the ‘Eficiencia’ Category

Transparencia financiera para superar la crisis

June 5th, 2016 No comments

por Dr. Mario Marazzi-Santiago

Puerto Rico vive momentos coyunturales que marcarán nuestra historia.  Más allá de una crisis financiera, hay una crisis de confianza por parte de la ciudadanía hacia las instituciones.  La  transparencia en nuestras finanzas es un primer paso necesario para recobrar la confianza de la ciudadanía.  Esta confianza también es necesaria para que los mercados financieros mundiales estén accesibles para financiar la monumental deuda que hemos acumulado y la obra pública a la cual aspiremos en Puerto Rico.

Hace mucho tiempo, existe una necesidad apremiante de mejorar la calidad de las estadísticas sobre las finanzas públicas del Gobierno de Estado Libre Asociado de Puerto Rico.  Hace poco, el Instituto de Estadísticas de Puerto Rico lideró un esfuerzo para lograr se incorporen las estadísticas principales de la economía y las finanzas públicas de Puerto Rico en las bases de datos del Fondo Monetario Internacional.  En ese ejercicio, resultó lamentable que Puerto Rico sólo pudiera reportar los gastos del Gobierno, a partir del año fiscal 2013-14.  No podemos pretender salir de la crisis fiscal si reinventamos las estadísticas de las finanzas públicas del Gobierno cada 4 años.

Hay numerosos ejemplos de corrupción que ejemplifican cómo la falta de transparencia facilita y permite la malversación de fondos públicos del contribuyente.  En fin, la luz es el mejor desinfectante, y en nuestro caso, detectar y detener la corrupción es esencial para lograr un gobierno más costo-efectivo que pueda batir la crisis fiscal.

Por otro lado, los obstáculos a la información cuestan dinero; ser abierto no cuesta mucho.  De lo contrario, el Gobierno tiene todas las herramientas y recursos para ser totalmente transparente con sus finanzas.  No se requiere comprar software nuevo o contratar a una compañía.  Todo lo contrario.

Pero, más allá de verse como una herramienta punitiva, la transparencia puede apoderar a las personas a construir y exigir un gobierno abierto y costo-efectivo, particularmente en momentos cuando se cuestiona nuestra habilidad para manejar nuestras propias finanzas colectivas.

Estas son solo algunas de las razones por las cuales el Instituto de Estadísticas recientemente lanzó una iniciativa a través del cual se divulgan sus ingresos y gastos a nivel de transacciones desde que inició operaciones en el 2007: www.TransparenciaFinanciera.PR.  Por  Ley,  el  Instituto  tiene  el  deber  de  promover  el  acceso  público  a  los  datos  mediante  la coordinación de proyectos interagenciales.

Nos complace divulgar esta plataforma nueva que, sin requerir  recursos  ni  conocimiento  técnico,  y  sin  comprometer  recursos  tecnológicos, ofrece  a nuestro  Gobierno  un  mecanismo para  divulgar  detallada  y continuamente  actualizaciones  sobre sus  finanzas  a  través de la Internet.  El  compromiso  con  la  transparencia  financiera  tiene  que  ser uno  de  los  principios  rectores  de  la  administración pública  del  Puerto  Rico  al  cual  aspiramos.

Invitamos a todas las entidades públicas a participar de esta importante iniciativa.  Ya otros países del mundo y estados de los Estados Unidos han demostrado que es posible. Demostremos nuestro compromiso con la transparencia.  #AtréveteASerTransparente

Estadísticas y fondos federales

July 11th, 2014 No comments

por Dr. Mario Marazzi-Santiago

Actualmente, la Oficina de Gerencia y Presupuesto apuesta a la optimización de fondos federales para ayudar a paliar la difícil situación fiscal.  Vale recalcar que muchos de ellos dependen de fórmulas que, por su parte, requieren estadísticas confiables y actualizadas sobre Puerto Rico.

Por ejemplo, numerosos programas asignan fondos federales a base de la necesidad que se espera surja del programa.  La necesidad, por su parte, depende de muchos factores.  Entre ellos, el estimado poblacional anual de Puerto Rico, que prepara el U.S. Census Bureau, sirve de marco de referencia fundamental para estimar la necesidad de cualquier programa en Puerto Rico.  Como resultado, si dicho estimado subestimara la población verdadera de Puerto Rico, eso causaría que recibiéramos menos fondos federales que los que amerita.

Es por eso que el Instituto de Estadísticas toma con mucha seriedad la realización anual del Group Quarter Report que nos requiere el U.S. Census Bureau.  Es la única oportunidad que tenemos como país para demostrar el gran volumen de personas que viven en alojamientos de grupo en Puerto Rico, el cual tiene que tomarse en consideración de manera especial en la metodología de los estimados de población.

Los alojamientos de grupo son sitios donde pernoctan personas juntas sin lazo familiar, tales como égidas, centros de rehabilitación o cárceles, entre otros.  La información de cada persona adicional que capturamos de esta manera tiene el potencial de generar muchos fondos federales adicionales para Puerto Rico.

Exhortamos a los administradores de los alojamientos de grupo a que reporten sus datos anualmente en los meses de junio y julio al Instituto para asegurar se visibilice la población que atienden, dentro de las fórmulas para la asignación de fondos federales para Puerto Rico.  El verano pasado, cuando el Instituto hizo el Group Quarter Report por primera vez se logró documentar que la población que vive en alojamientos de grupo en Puerto Rico en 2013 era más del doble que la población que la Junta de Planificación había podido informar en el pasado (2009) al U.S. Census Bureau.  Nos aterra pensar en la cantidad de fondos federales que se han perdido por este salidero de información.

Ojalá esa fuera la única manera en que las estadísticas poco confiables afectan los fondos federales.  La realidad es que no.  Todos los días en Puerto Rico, se rinden servicios bajo Medicare.  Los médicos que ofrecen este tipo de servicios reciben una compensación del Gobierno federal.  Sin embargo, como el costo de ofrecer servicios médicos es distinto en diferentes partes de Estados Unidos, el Gobierno federal produce un índice comparativo geográfico para ajustar esta compensación para distintos lugares.

Este índice, conocido como el Geographic Practice Cost Index (GPCI), depende de tres componentes.  Uno de ellos intenta medir los costos que paga un médico por seguro de impericia médica.  Para éste, se utiliza información administrativa de las oficinas de comisionados de seguros de cada sitio en Estados Unidos.  Sin embargo, el Gobierno federal no ha podido actualizar el componente de seguro de impericia médica de Puerto Rico hace muchos años, porque no había recibido la información de nuestro Gobierno.

Como resultado de ello, el año pasado, el Instituto logró se compartiera la información, gracias a la colaboración de la Oficina del Comisionado de Seguros.  Nos complace informar que como resultado de esta gestión el componente de impericia médica del GPCI aumentará un 17%, lo cual se espera tenga un impacto en las compensaciones que reciben los médicos en Puerto Rico bajo Medicare.

En años futuros, el Instituto confía poder contar con los recursos presupuestarios para continuar cerrando los salideros de información que limitan los fondos federales que se reciben en Puerto Rico.

 

 

Nuestras estadísticas de criminalidad

May 18th, 2011 No comments

por Dr. Mario Marazzi-Santiago

Como economista y como profesional con responsabilidad particular por las estadísticas de Puerto Rico, presento algunas ideas para tratar de aportar constructivamente a la reciente discusión en torno a la calidad de nuestras estadísticas de criminalidad.

Toda estadística está sujeta a errores que se pueden introducir en cualquier etapa del proceso de producción estadística, los cuales pueden causar sesgos significativos y afectar considerablemente nuestra percepción sobre la realidad. Esto empaña de incertidumbre nuestras decisiones e incluso el que estas decisiones sean sustancialmente menos que idóneas. Los estadísticos nos preocupamos mucho por estos errores y, por ende, tratamos de desarrollar estrategias efectivas que minimicen las probabilidades de que ocurran.

El desarrollo de estas estrategias no puede ignorar el elemento humano. Los humanos cometemos errores y la producción estadística, como toda faena humana, está sujeta a los errores que los humanos introducimos. Las estrategias para minimizar errores estadísticos tienen por tanto que tomar en consideración cómo impactarán el comportamiento humano y cómo este impacto puede reducir o aumentar la cantidad de errores que se introducen en la metodología estadística.

Con esta base, me atrevo a hacer la siguiente recomendación sobre la metodología de nuestras estadísticas de criminalidad: diseñar y establecer de manera adecuada un sistema electrónico e integrado de recopilación y adjudicación de querellas policiales.

Para ser efectivo, este sistema debe: contabilizar todas las querellas, no sólo las consideradas como delito tipo I u otro, sino también querellas falsas sometidas por ciudadanos (las cuales indudablemente también aparecen en nuestras estadísticas); apalancar al ciudadano para monitorear por Internet la calidad de la clasificación de delito en las querellas; servir para producir ágil y eficientemente estadísticas de criminalidad de mucha calidad; incluir adiestramientos al personal sobre el manejo ético de la información en el sistema, y contar con una asignación sostenida de recursos adecuados.

Estoy seguro este sistema será beneficioso: permitirá la radicación y obtención de ciertos tipos de querellas por Internet (cosa que ya ocurre en Estados Unidos); compartirá de manera segura información entre cuarteles, oficinas regionales y centrales de la Policía, al igual que con patólogos forenses, fiscales, jueces y autoridades correccionales; permitirá mayor supervisión del trabajo de recopilación de las querellas y la detección de esquemas de manipulación; apoyará la toma diaria de decisiones de gerencia policial; dará seguimiento a las querellas según son atendidas por distintos componentes de la Policía, como la investigación y esclarecimiento; servirá como zapata para el anhelado “crime mapping”, entre otros factores.

Por otra parte, no podemos ser ingenuos de que este sistema puede lograrse en Puerto Rico de la noche a la mañana. Al contrario, requerirá un esfuerzo sostenido de todos los componentes de nuestra sociedad; sobreponerse a los retos actuales de una fragmentación significativa en la información que custodia la Policía y de la palitometría en la preparación de algunas estadísticas, y enfrentarse a una cultura organizacional histórica que a veces desprecia el servicio público civil que trabaja con ellos, incluso preparando estadísticas.

Debo, además, alertar que aun si nuestras estadísticas de criminalidad gozaran de un alto nivel de calidad, todavía estas estadísticas tenderían a subestimar el nivel real de la criminalidad, porque en todo el mundo algunos crímenes dejan de ser reportados.  Para atender esta situación, en otros lares, se realizan encuestas de victimización. Éstas utilizan estrategias sicométricas para que las víctimas informen no tan sólo los crímenes que reportaron, sino también los crímenes que por una diversidad de razones dejan de reportar.  Por ejemplo, en Estados Unidos, se realiza el National Crime Victimization Survey, la cual no incluye a Puerto Rico. No creo que contemos aquí con una encuesta equivalente.

De tener los recursos económicos, el Instituto de Estadísticas de Puerto Rico está a la disposición de las autoridades policiales en Puerto Rico para la gerencia de un proyecto multi-anual y multi-agencial que asegure que Puerto Rico cuente con este sistema pronto.

A encontrar los muertos

January 13th, 2010 No comments

por Dr. Mario Marazzi-Santiago

En Puerto Rico, hemos dejado de contar miles de muertes durante la última década.  Se trata de las muertes ocurridas en un año y registradas después del 31 de marzo del siguiente año, fecha de cierre para las estadísticas de mortalidad que prepara el Departamento de Salud.  El Instituto de Estadísticas de Puerto Rico recomendó al Departamento de Salud incluir la mayoría de éstas.  Para lograr este cambio el Instituto ha ofrecido a cada secretario de Salud sus recursos para hacerlo sin recibir una respuesta.

Asegurar la confiabilidad de estas estadísticas ayuda a salvar vidas, prevenir enfermedades, y establecer buenas políticas públicas de salud.  Además, éstas son necesarias para el desarrollo de estrategias de servicios, tanto en el sector público, como en el sector privado, sin fines de lucro y con él. 

Por otra parte, la información contenida en los cerca de 30,000 certificados de muertes que se acumulan anualmente se entra en los sistemas de información del Departamento de Salud dos veces, una vez para las computadoras que requiere el Gobierno federal y una segunda vez para las computadoras del Departamento de Salud.

Este manejo de información es ineficiente y susceptible de numerosos errores y no debería ser aceptado en momentos de serias limitaciones presupuestarias.  Las recomendaciones del Instituto reducirían sustancialmente ese gasto al requerir solamente una entrada de datos.

Para ellos, se utilizaría el programa de computadoras Mortality Medical Data System, que se utiliza en casi todo Estados Unidos, que es gratuito y que ya está instalado en el Registro Demográfico.

Este programa permite codificar y procesar automáticamente miles de certificados de defunción en pocos segundos, reduciendo enormemente la carga sobre los empleados que  codifican manualmente unos 30,000 de aquéllos.  Los mismos empleados del Registro han endosado las recomendaciones del Instituto, porque reconocen que les permitiría ser más productivos.

Estos hallazgos y recomendaciones son el resultado de una investigación que el Instituto ha estado llevando a cabo desde el año pasado, en colaboración con los Centers for Disease Control and Prevention de Estados Unidos.

Como este hay otros ejemplos para lograr estadísticas de calidad, a través de la producción y del uso eficiente de la información.

El Instituto de Estadísticas continúa investigando con ahincó varias oportunidades similares que impulsan el mejoramiento de la calidad de estas y aumentan la productividad de nuestros servidores públicos.

Ahorros por las estadísticas

October 30th, 2009 No comments

por Dr. Mario Marazzi-Santiago

Las estadísticas pueden ofrecer oportunidades de ahorros recurrentes a nuestro gobierno, sin aumentar contribuciones y sin despedir empleados.  El Instituto de Estadísticas de Puerto Rico fue creado con una ambiciosa lista de responsabilidades, entre las cuales se incluye “ampliar la coordinación interagencial…para evitar la duplicación de esfuerzos…eliminando la duplicidad en los requerimientos de información y aumentando la eficiencia de los procesos”.  En el poco tiempo que llevamos trabajando, ya hemos identificado numerosas estrategias que el gobierno debe implantar para reducir sus costos recurrentes. 

Por ejemplo, mediante esta coordinación de información estadística, hace unos meses descubrimos que el gobierno de Puerto Rico paga dos veces el seguro médico de gran parte de los confinados en el sistema correccional.  Para ilustrar este ejemplo, consideremos el caso de una persona que proviene de un perfil socioeconómico de pocos ingresos.  Típicamente, estas personas no tienen suficientes ingresos para sufragar un seguro médico privado.  Como resultado, suelen buscar el seguro de salud que ofrece el gobierno, también conocido como el Plan de la Reforma, el cual es administrado por la Administración de Seguros de Salud (ASES).  Imaginemos por un momento que esta persona comete un delito que lo lleva a la cárcel.  Una vez entra al sistema correccional del gobierno, esta persona recibe servicios médicos a través del Programa de Salud Correccional.  Sin embargo, nunca se notifica este evento al Plan de la Reforma.  Como resultado, durante su encarcelación, el gobierno paga por el seguro médico de esta persona a través de la Reforma y también a través de Salud Correccional. 

Afortunadamente, esta situación tiene una solución relativamente sencilla.  Dentro del Departamento de Salud, hay dos programas: Salud Correccional y Asistencia Médica (también conocido como el Programa Medicaid).  Asistencia Médica prepara la base de datos de las personas elegibles para la Reforma.  Por lo tanto, para eliminar esta duplicidad, Salud Correccional sólo tiene que enviar a Asistencia Médica una lista de las personas que están recibiendo servicios de salud en las cárceles.  De esta manera, cuando un confinado comience a recibir servicios de Salud Correccional, su nombre se retira de la elegibilidad de la Reforma, por lo cual ASES le dejaría de pagar a las aseguradoras por esa persona mientras esté confinada.  De esta misma manera, cuando la persona deje de recibir servicios de Salud Correccional, puede ser reintegrado a la Reforma.  Con casi 12,000 personas recibiendo servicios de Salud Correccional y con ASES pagando aproximadamente $70 por mes por su cubierta de Reforma, la resolución a esta situación puede ahorrar al gobierno hasta $10 millones en gastos recurrentes al año.  El Instituto comunicó esta oportunidad de ahorro al gobierno, y nos complace que el Presidente de la Junta de ASES la haya acogido como parte de su plan de trabajo, de manera que se termine con la práctica actual de pagar dos veces por el seguro médico de los confinados. 

Como este ejemplo, existen muchas otras oportunidades para contar con un gobierno más efectivo y más eficiente, a través de la coordinación interagencial de información estadística. Estas son oportunidades que el Instituto de Estadísticas de Puerto Rico continuará desarrollando con mucha premura para ayudar al gobierno a mitigar su situación fiscal.