Archive

Archive for the ‘Calidad’ Category

Estadísticas de puestos transitorios

July 30th, 2017 No comments

por Dr. Mario Marazzi-Santiago

Recientemente, se ha desatado una discusión pública sobre cómo se mide el número de puestos transitorios en el Gobierno de Puerto Rico. Escribo esta columna con la intención de poder aclarar de manera más amplia y directa las dudas que se pudieran haber creado sobre el particular.

La política pública vigente requiere que los puestos en el Gobierno de Puerto Rico se llenen mediante nombramiento, no mediante contratación. La razón es sencilla: mientras los contratos pueden adjudicarse a cualquier persona no importa sus méritos, los nombramientos requieren un proceso competitivo de reclutamiento que busca identificar el candidato mejor cualificado, no importa su género, edad, raza, origen, estatus de veterano, impedimento físico o mental, ideas religiosas o políticas, entre otras.

En el año 2011, el Gobierno de Puerto Rico solicitó la asistencia del Instituto de Estadísticas de Puerto Rico en la preparación de las estadísticas de puestos ocupados. Como resultado, creamos el Grupo de Trabajo de Estadísticas de Puestos Ocupados, el cual periódicamente reúne varias agencias que recopilan datos sobre puestos ocupados, incluyendo la Oficina de Gerencia y Presupuesto (OGP ), la Oficina del Contralor, la Oficina de Administración y Transformación de los Recursos Humanos del Gobierno (anteriormente OCALARH), la Oficina del Comisionado de Asuntos Municipales, la Junta de Relaciones del Trabajo, el Departamento del Trabajo y Recursos Humanos y el Departamento de Hacienda, entre otras.

En aquel momento, el Grupo de Trabajo analizó los datos de puestos ocupados que cada agencia recopila y determinó que los datos de la Oficina del Contralor eran los más completos. Como resultado, se acordó reconocer al Registro de Puestos Ocupados que mantiene la Oficina del Contralor como la fuente oficial de las estadísticas de puestos ocupados del Gobierno de Puerto Rico.

Por su parte, el Grupo de Trabajo reconoció que los datos de OGP adolecían de un problema serio de comparabilidad que se señaló en ese momento. En su formulario de recopilación, OGP incluye un espacio para que las agencias anoten el número de puestos ocupados mediante contratación, a pesar de que esta práctica es contraria a la política pública. En adición, esto puede resultar en un doble conteo ya que los contratos se registran en un registro aparte en la Oficina del Contralor.

Pasaron años y al día de hoy, persiste el error en el formulario de OGP. Recibimos un poco de esperanza en abril 2017, cuando en la más reciente reunión del Grupo de Trabajo, OGP informó que se estaría corrigiendo dicho error. Sin embargo, en junio, OGP volvió a emitir su formulario sin la corrección. Con toda probabilidad, esta situación pudiera ser la razón de las discrepancias que se han alegado, públicamente, existen entre los datos de OGP y los datos de la Oficina del Contralor.

Pero, la realidad, no sabemos con certeza porque a pesar de nuestros mejores esfuerzos, al día de hoy, el Gobierno no ha informado los nombres de las agencias que alegadamente pudieron haber provisto datos imprecisos sobre sus puestos transitorios a la Oficina del Contralor. Para nosotros en el Instituto de Estadísticas, esta información es sumamente importante para asegurar la precisión y confiabilidad de las estadísticas de puestos transitorios.

A fin de cuentas, las estadísticas son el resultado del trabajo de muchos seres humanos, y los seres humanos cometen errores. Por lo tanto, no hay duda de que puede haber datos que requieran corrección. Para asegurar que las estadísticas estén correctas, necesitamos saber cuáles entidades fallaron para poder hacer los cambios pertinentes.

Si OGP presentara la evidencia, estaríamos en la mejor disposición de asistirle y hacer las correcciones pertinentes. Mientras tanto, el Gobierno de Puerto Rico seguirá enfrentando problemas de confiabilidad y credibilidad en los datos de puestos transitorios, lo cual dificultará salir de la crisis fiscal en el que se encuentra.

La apertura de nuestros datos

July 30th, 2017 No comments

por Dr. Mario Marazzi-Santiago

Es una estrategia a bajo costo que podemos utilizar para adelantar el desarrollo socio económico y humano de Puerto Rico. Los obstáculos al libre flujo de información cuestan dinero para erigir y, además, traen la consecuencia nefasta que hacen más difícil la gobernanza efectiva por parte de nuestras instituciones.

Llegó el momento de aunar esfuerzos en liberar importantes conjuntos de datos adicionales del Gobierno. Con un poco de esfuerzo se hace una enorme contribución a mejorar la calidad de vida y la costo efectividad gubernamental, a la vez que creamos un ambiente de rendición de cuentas con credibilidad que, de paso, tiene el potencial de crear nuevas empresas e industrias en Puerto Rico.

Para comparar la apertura de nuestros datos con los de otros lugares del mundo, existe el Índice Global de Apertura de Datos, desarrollado por Open Knowledge International, una organización mundial sin fines de lucro que promueve la apertura de datos.

A diferencia de otros índices que dependen de encuestas o estadísticas oficiales, este Índice analiza la accesibilidad de una serie específica de bases de datos que cada país debe hacer accesible por Internet. Para cada base de datos se realiza una evaluación técnica a modo de determinar si se trata de una base de datos verdaderamente accesible y abierta.

El Índice, en el cual Puerto Rico obtuvo 38 entre 94 países en el 2016, ayuda a identificar áreas donde deberíamos enfocar atención para mejorar la apertura de nuestros datos. En el caso de las bases de datos de las estadísticas de Puerto Rico, tenemos que mejorar su actualización y proveer claridad sobre la licencia de uso a través del cual se acceden las mismas.

Para otras bases, perdimos puntos porque los datos no se presentan de una manera legible por computadoras. Esto ocurre frecuentemente cuando lo único que se puede acceder en internet es una imagen o scan de una hoja de datos. En estos casos, el usuario debe entrar manualmente cada uno de los datos en una computadora, para poder comenzar a analizarlos. La entrada manual de datos también genera inevitablemente algunos errores humanos, con el potencial de dañar su poder analítico.

En otros casos, se perdieron puntos porque no existe un mecanismo que permita descargar completamente la base de datos. Esto sucede cuando el usuario puede acceder a los datos, pero sólo un dato a la vez. Como resultado, es necesario dedicar grandes cantidades de horas traspasando los datos manualmente uno a uno, para poder comenzar a analizarlos, lo cual también genera errores evitables.

Algunas de nuestras bases de datos no fueron evaluadas porque no contenían la información mínima necesaria. El Instituto de Estadísticas de Puerto Rico se creó para promover cambios en los sistemas de recopilación y análisis de datos que utiliza el Gobierno, con el objetivo de mejorar la calidad de los datos y estadísticas que produce. Esto incluye la manera en que se divulgan y acceden los datos por los ciudadanos.

Ya no es suficiente con simplemente emitir un comunicado de prensa por correo electrónico o internet. Hoy en día, los ciudadanos están exigiendo acceso a los datos individualizados para poder ellos realizar sus propios análisis y llegar a sus propias conclusiones.

Para esto, el Instituto cuenta con facultades legales establecidas para requerir los datos a las entidades públicas, y así poder obligar que se divulguen. También, cuenta con un equipo experto en estadísticas y en sistemas de información para sobreponer cualquier obstáculo técnico a la apertura de los datos.

En el siguiente año, el Instituto debe continuar impulsando la apertura de datos del Gobierno de Puerto Rico, con miras a generar ahorros, rendir cuentas, e impulsar el desarrollo socio económico y humano de Puerto Rico.

Transparencia financiera para superar la crisis

June 5th, 2016 No comments

por Dr. Mario Marazzi-Santiago

Puerto Rico vive momentos coyunturales que marcarán nuestra historia.  Más allá de una crisis financiera, hay una crisis de confianza por parte de la ciudadanía hacia las instituciones.  La  transparencia en nuestras finanzas es un primer paso necesario para recobrar la confianza de la ciudadanía.  Esta confianza también es necesaria para que los mercados financieros mundiales estén accesibles para financiar la monumental deuda que hemos acumulado y la obra pública a la cual aspiremos en Puerto Rico.

Hace mucho tiempo, existe una necesidad apremiante de mejorar la calidad de las estadísticas sobre las finanzas públicas del Gobierno de Estado Libre Asociado de Puerto Rico.  Hace poco, el Instituto de Estadísticas de Puerto Rico lideró un esfuerzo para lograr se incorporen las estadísticas principales de la economía y las finanzas públicas de Puerto Rico en las bases de datos del Fondo Monetario Internacional.  En ese ejercicio, resultó lamentable que Puerto Rico sólo pudiera reportar los gastos del Gobierno, a partir del año fiscal 2013-14.  No podemos pretender salir de la crisis fiscal si reinventamos las estadísticas de las finanzas públicas del Gobierno cada 4 años.

Hay numerosos ejemplos de corrupción que ejemplifican cómo la falta de transparencia facilita y permite la malversación de fondos públicos del contribuyente.  En fin, la luz es el mejor desinfectante, y en nuestro caso, detectar y detener la corrupción es esencial para lograr un gobierno más costo-efectivo que pueda batir la crisis fiscal.

Por otro lado, los obstáculos a la información cuestan dinero; ser abierto no cuesta mucho.  De lo contrario, el Gobierno tiene todas las herramientas y recursos para ser totalmente transparente con sus finanzas.  No se requiere comprar software nuevo o contratar a una compañía.  Todo lo contrario.

Pero, más allá de verse como una herramienta punitiva, la transparencia puede apoderar a las personas a construir y exigir un gobierno abierto y costo-efectivo, particularmente en momentos cuando se cuestiona nuestra habilidad para manejar nuestras propias finanzas colectivas.

Estas son solo algunas de las razones por las cuales el Instituto de Estadísticas recientemente lanzó una iniciativa a través del cual se divulgan sus ingresos y gastos a nivel de transacciones desde que inició operaciones en el 2007: www.TransparenciaFinanciera.PR.  Por  Ley,  el  Instituto  tiene  el  deber  de  promover  el  acceso  público  a  los  datos  mediante  la coordinación de proyectos interagenciales.

Nos complace divulgar esta plataforma nueva que, sin requerir  recursos  ni  conocimiento  técnico,  y  sin  comprometer  recursos  tecnológicos, ofrece  a nuestro  Gobierno  un  mecanismo para  divulgar  detallada  y continuamente  actualizaciones  sobre sus  finanzas  a  través de la Internet.  El  compromiso  con  la  transparencia  financiera  tiene  que  ser uno  de  los  principios  rectores  de  la  administración pública  del  Puerto  Rico  al  cual  aspiramos.

Invitamos a todas las entidades públicas a participar de esta importante iniciativa.  Ya otros países del mundo y estados de los Estados Unidos han demostrado que es posible. Demostremos nuestro compromiso con la transparencia.  #AtréveteASerTransparente

Llamado a la divulgación de las cuentas nacionales

April 23rd, 2015 No comments

por Dr. Mario Marazzi-Santiago

Hace 661 días, comenzó el año fiscal 2013-14 del Gobierno del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, el cual duró 365 días. Durante ese periodo se desarrolló actividad económica en Puerto Rico que se mide mediante las Cuentas Sociales de Puerto Rico que elabora la Junta de Planificación.

Hace 297 días, se terminó dicho año fiscal 2013-14, y se comenzó la preparación de las Cuentas Sociales referentes a dicho año fiscal, las cuales se divulgan mediante una serie de informes estadísticos, incluyendo el Apéndice Estadístico del Informe Económico al Gobernador y la Asamblea Legislativa.

La preparación de estas estadísticas es un trabajo arduo y complejo, realizado anualmente desde 1947 por los empleados dedicados del Programa de Planificación Económica y Social de la Junta de Planificación. Es esencial este trabajo se divulgue de manera oportuna para no afectar las decisiones de negocios del sector privado, la negociación con los bonistas y el diseño del presupuesto gubernamental. Además, como métricas del tamaño de nuestra economía, estas estadísticas sirven como marco de referencia de cualquier valor económico. Es por esto que las estadísticas actualizadas y oportunas sobre las Cuentas Sociales son la zapata de cualquier sociedad que aspira a ser moderna.

Son tan importantes que ya es común mundialmente que se establezcan calendarios de su publicación, y estos por lo general se cumplen. Si no se cumplieran, habría importantes consecuencias para el país, en términos de su credibilidad ante los mercados financieros mundiales. Además, dificultaría el trabajo de los economistas que se dedican a la preparación de proyecciones económicas.

De hecho, la Ley asigna como deber ministerial del Instituto de Estadísticas coordinar el Calendario de Publicación de Estadísticas del Gobierno entero. Nos complace mucho cuando otras entidades también asumen este reto voluntariamente y anuncian por su cuenta sus calendarios de publicación de estadísticas; este es el caso de la Junta de Planificación.

En específico, tanto la Junta de Planificación como del Instituto reconocen que hace 82 días, el 31 de enero de 2015 se debería haber publicado el Apéndice Estadístico del año fiscal 2013-14. Sin embargo, esto no ha ocurrido.

Hace 29 días que la Junta de Planificación emitió un comunicado de prensa indicando que “las fallas en los servidores que manejan los sistemas del Programa de Planificación Económica y Social, así como la radicación de casos han sido atendidos y el sistema restablecido… Esperamos estar en posición de entregar los informes pendientes en los próximos diez (10) días.”

Hace 26 días, se cumple un año desde que la Junta de Planificación divulgó el anterior Apéndice Estadístico del año fiscal pasado 2012-13.

Hace 23 días expiraron los estándares mínimos de tiempo de divulgación del Fondo Monetario Internacional para las Cuentas de los países miembros con sistemas estadísticos menos sofisticados, o en vías de desarrollo.

Hace 16 días el Instituto de Estadísticas emitió una Orden de Requerimiento de Información a la Junta de Planificación para que provea estas estadísticas.

En conformidad con nuestro deber ministerial de promover la entrega rápida de los datos que producen las agencias, acudimos al foro público para exhortar a la Junta de Planificación a que publique desde ya el Apéndice Estadístico del año fiscal 2013-14 en un formato de hoja de cálculo que facilite su análisis.

Este reclamo no trata sobre las proyecciones que se le podrían hacer a las Cuentas Sociales para el presente año fiscal 2014-15 o para futuros años fiscales. Esas se pueden presentar en su momento junto al presupuesto general. Pero negar un acceso universal a las Cuentas Sociales del año fiscal pasado debería ser intolerable. Esto es sumamente importante, particularmente dado que nuestro Gobierno apunta a la transparencia.

Estadísticas y fondos federales

July 11th, 2014 No comments

por Dr. Mario Marazzi-Santiago

Actualmente, la Oficina de Gerencia y Presupuesto apuesta a la optimización de fondos federales para ayudar a paliar la difícil situación fiscal.  Vale recalcar que muchos de ellos dependen de fórmulas que, por su parte, requieren estadísticas confiables y actualizadas sobre Puerto Rico.

Por ejemplo, numerosos programas asignan fondos federales a base de la necesidad que se espera surja del programa.  La necesidad, por su parte, depende de muchos factores.  Entre ellos, el estimado poblacional anual de Puerto Rico, que prepara el U.S. Census Bureau, sirve de marco de referencia fundamental para estimar la necesidad de cualquier programa en Puerto Rico.  Como resultado, si dicho estimado subestimara la población verdadera de Puerto Rico, eso causaría que recibiéramos menos fondos federales que los que amerita.

Es por eso que el Instituto de Estadísticas toma con mucha seriedad la realización anual del Group Quarter Report que nos requiere el U.S. Census Bureau.  Es la única oportunidad que tenemos como país para demostrar el gran volumen de personas que viven en alojamientos de grupo en Puerto Rico, el cual tiene que tomarse en consideración de manera especial en la metodología de los estimados de población.

Los alojamientos de grupo son sitios donde pernoctan personas juntas sin lazo familiar, tales como égidas, centros de rehabilitación o cárceles, entre otros.  La información de cada persona adicional que capturamos de esta manera tiene el potencial de generar muchos fondos federales adicionales para Puerto Rico.

Exhortamos a los administradores de los alojamientos de grupo a que reporten sus datos anualmente en los meses de junio y julio al Instituto para asegurar se visibilice la población que atienden, dentro de las fórmulas para la asignación de fondos federales para Puerto Rico.  El verano pasado, cuando el Instituto hizo el Group Quarter Report por primera vez se logró documentar que la población que vive en alojamientos de grupo en Puerto Rico en 2013 era más del doble que la población que la Junta de Planificación había podido informar en el pasado (2009) al U.S. Census Bureau.  Nos aterra pensar en la cantidad de fondos federales que se han perdido por este salidero de información.

Ojalá esa fuera la única manera en que las estadísticas poco confiables afectan los fondos federales.  La realidad es que no.  Todos los días en Puerto Rico, se rinden servicios bajo Medicare.  Los médicos que ofrecen este tipo de servicios reciben una compensación del Gobierno federal.  Sin embargo, como el costo de ofrecer servicios médicos es distinto en diferentes partes de Estados Unidos, el Gobierno federal produce un índice comparativo geográfico para ajustar esta compensación para distintos lugares.

Este índice, conocido como el Geographic Practice Cost Index (GPCI), depende de tres componentes.  Uno de ellos intenta medir los costos que paga un médico por seguro de impericia médica.  Para éste, se utiliza información administrativa de las oficinas de comisionados de seguros de cada sitio en Estados Unidos.  Sin embargo, el Gobierno federal no ha podido actualizar el componente de seguro de impericia médica de Puerto Rico hace muchos años, porque no había recibido la información de nuestro Gobierno.

Como resultado de ello, el año pasado, el Instituto logró se compartiera la información, gracias a la colaboración de la Oficina del Comisionado de Seguros.  Nos complace informar que como resultado de esta gestión el componente de impericia médica del GPCI aumentará un 17%, lo cual se espera tenga un impacto en las compensaciones que reciben los médicos en Puerto Rico bajo Medicare.

En años futuros, el Instituto confía poder contar con los recursos presupuestarios para continuar cerrando los salideros de información que limitan los fondos federales que se reciben en Puerto Rico.